Los limeños y su hablar

No de pocos limeños he escuchado decir con auténtica convicción que tienen el mejor español del mundo, entre otras cosas, por su hablar neutro. Y, sin embargo, entenderles ha sido una de las tareas más difíciles que he tenido en este transitar de días. A veces paso por antipática, a veces por tarada, y a veces para no pasar por ninguna de las dos he ensayado a decir: Sorry … I don’t speak spanish y hacerme nomás la gringa.

Urgente necesito aprender limeño avanzado

Al inicio de esta travesía pensaba que los limeños hablaban solo de comida y yo pensaba ¡Ahhh mira qué gourmet! Pero de a poco me he dado cuenta de algunos significados no tan santos. Ya por lo menos entiendo que cuando alaban papayas, yucas y papas, no hablan de la buena producción agrícola nacional.

En la dinámica de los top 10 +1 decidí hacer una lista de las expresiones imprescindibles en Lima, por si las moscas, pueden ser cuestión de supervivencia básica. Aquí van:

1. Jato

Peruanización de house. Dícese de la casa, pero también de dormir. “Vamos a tu jato, pe” (Vamos a tu casa, pues). “Estaba bien jato” (Estaba bien dormido).

2. Pata

Tu pata es tu amigo y pensándolo bien es bien lindo, porque qué es una pata sin la otra pata ¿no? Una pata chueca. Es sinónimo de causa que es otro término bien especial, pero que proviene de la jerga delincuencial: “encausados”, procesados por el mismo delito, como quien dice… compinches, cómplices.

3. Lucas

Soles, dinero. “Toy sin lucas” (Estoy sin dinero equivalente a “Toy aguja”). Que tiene sus complementos bien precisos de equivalencia, por ejemplo una luca china (equivale a 1,50) o un ferro (diez céntimos). A partir de 5 soles o 5 lucas podemos hablar de mangos o maracas.

4. Chelas

Cervezas. Así de simple. “Oe, vamos a tomarnos una chelas“. Está emparentada con la expresión “Vamos a chupar” que significa beber licor.

5. Yapa

Palabra quechua, que encierra una bella costumbre que se vino de la mano de los inmigrantes andinos a la ciudad. No es solamente algo adicional que te dan en la compra, una cosita de más. Su sentido es más profundo porque tiene que ver con el tejido de un lazo de simpatía con tu caserito o caserita, es decir con quien te provee de alimento.

6. Tu agarre

Tu calentao, tu trampa, canal dos, la otra, como quien dice… la amante. Creo que puede tener un centenar más de sinónimos aún no detectados.

7. Aguanta el carro

Expresión que quiere decir que esperes en dos acepciones: 1. cuando te piden tiempo o 2. durante una conversación, cuando te están diciendo que no tienes razón o no entendiste. “Aguanta el carro, te voy a explicar.

8. Valer un Perú

Cuándo algo vale mucho, vale un Perú. Sobran las razones y se entiende fácilmente. Es una expresión que muy seguramente viene desde la Conquista y Colonia española, pero se ha transformado más hacia el valor moral, no exactamente habla sobre el valor monetario o de cambio. “Ese equipo vale un Perú“. Equivalente al argentinismo”Sos grande”.

9. No pasa nada (pesss)

Se dice cuando algo no cumple las expectativas, es malo, no satisface. “¿Qué tal el paseo? No pasa nada”.

10. Pasar piola

Algo que pasa piola es que pasa a duras penas, que no es muy bueno pero es aceptable. “¿Qué tal el papá de tu flaca? Pasa piola nomás.

11. Al toque

Quiere decir ya, en este momento. “¿Vienes a mi jato? Ya, al toque.” Es decir inmediatamente.

Poco a poco el oído se endulza. Toman su sitio las palabras, descubren su misterio. Así la próxima vez que viaje en taxi podré decir muy solvente: “Oe’ a la firme, tío, de fresa alfonso que allí me quedo. Solo me temo que en mi acento colombiano eso es puro arroz con mango.

Comments

  1. Martin says

    ¡Eres un encanto! Me he reído mucho leyendo tus impresiones. Solo a manera de precisiones decirte que descubrí que “jato” también viene del quechua “Hatum” Y que la jerga en Lima viene de muy antiguo, nutréndose siempre con el aporte de la migración inicialmente campesina de todas partes del Perú. Otra observación interesante es que este lenguaje solo es usado por personas de estratos socioculturales bajos (no necesariamente de mal vivir) y por los jóvenes en círculos muy informales.
    Por otra parte, es curioso que no solo las clases bajas, además de la replana, tiene una peor dicción en todas partes de Latinoamérica; sino que inversamente proporcional está una forma peculiar de arrastrar y “cantar” al hablar que nos es común a todos en nuestros países hispanoparlantes en los círculos más esnobs.

    Te mando un beso limeño.

  2. Claudia says

    Jajajaja muy buena tu lista de jergas, aunque ya todas las conocia, obvio es que soy peruana pes jaja. Pero debo decir que ese punto de que los limeños no tienen acento, es mentira, ellos si tienen un acento y yo lo reconozco muy facil porque yo me crie en lima y luego me mude al norte (donde si es muuuuy notorio el acento) y ahi me di cuenta de como hablan jaja,el dejo limeño es algo asi como que alargan mucho las palabras finales de cada oracion jajaja y en cambio en el norte es como que cantan jaja. Bueno ese es desde mi punto de vista pero estoy seguro que es asi

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>