Parque Petit Thouars

Parque Petit Thouars
Parque Petit Thouars

El parque Petit Thouars es uno de aquellos pequeños tesoros guardados en Lima que jamás estaría en una guía oficial de turismo. Está solo allí, casi invisible la mayoría de días, con su enorme frescura y la estatua en honor al contralmirante Abel Bergasse du Petit Thouars héroe en la Guerra del Pacífico.

Nada especial podríamos decir, aunque su estatua es bella y sus bancas llaman al reposo. De hecho, podría ser un parque de paso nomás a menos que se camine cerca de la hora azul del atardecer, cuando el parque se vuelve casa de cientos de loros que transforman el sitio y parecen dar canto y alas a los árboles. Es tal el cantar que trae la selva a pleno cruce de calle Arequipa con Madre de Dios.

Pasamos con Óscar y nos sentamos un ratito, al pie de la estatua. Cerramos los ojos para poder escuchar la espesura verde del canto de los loros. Un niño se nos acerca, a sol a sol… y nos ofrece un dulce. Le decimos que no, que gracias, pero se nos sienta al lado, me cuenta de los loros, que sus papás están igual vendiendo dulces, que vive en San Juan de Lurigancho. En medio de la conversa los dos vimos un reloj caído en medio de las escaleras, olvidado. Cógelo le digo; Pero es de mujer, le queda mejor, me dice; Guárdalo, es tu suerteMe lo poneYa pues. Al ponérselo toco su piel, igual de milagrosa e irrepetible como ese momento fugaz, como la selva en medio de esta otra selva que es la ciudad. Me conmueve, pero me voy, la vida es así rio que fluye nomás.

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>